Pequeñas revoluciones en el lenguaje cotidiano sobre los estereotipos de género

Ideas para evitar estereotipos en el lenguaje del día a día

Estas son pequeñas revoluciones en el lenguaje de los estereotipos que todos podemos optar por llevar a cabo en nuestros hogares y familias:

  • Evita el uso de palabras como hombre/mujer, niño/niña en el lenguaje cotidiano. Reemplásalo con "persona". Esto podría ayudar automáticamente a eliminar frases estereotipadas y erróneas como "Los hombres no lloran" de nuestro vocabulario.
  • Nombra el masculino y el femenino de cualquier profesión: si vemos a una persona manejando una excavadora, podemos decir “el conductor o conductora está moviendo el brazo con un control remoto”. ¿Es más largo? Sí, todo lo que educa a largo plazo es más largo 😉 
  • Muestra personas que practican deportes de forma estereotipada del género opuesto: futbolistas como Abby Wambach y bailarines como Josué Ullate. En la guía del libro Montessori de la danza también hablamos de esto. 
  • No estereotipes los juguetes: compramos una muñeca para un niño y un camión para una niña.
  • No estereotipes la vida práctica: arreglar, cocinar, martillar, limpiar lo hacen tanto hombres como mujeres. Tratemos de romper estos estereotipos en el hogar, si están presentes.
  • Elige colores "invertidos": cepillo de dientes rosa para papá, cepillo de dientes azul para mamá. O simplemente evitemos los colores estereotipados.
  • Explica la palabra estereotipo: un estereotipo es cuando pensamos que todas las personas en un grupo determinado son iguales. "Las mujeres tienen el pelo largo" es un estereotipo; "Los niños juegan al fútbol" es un estereotipo. Esto se aplica a mucho más: "Los italianos no saben hacer cola" es un estereotipo; "Los alemanes son puntuales" es un estereotipo; "Los hombres se casan con las mujeres" es un estereotipo.
  • Usa la palabra “estereotipo” en tu lenguaje: cuando en la tienda veamos ropa de niños con cohetes y futbolistas y de niñas con unicornios y princesas, hablemos con los niños: “Esto se llama estereotipo. ¿Por qué el vestido del niño no puede tener un unicornio? ¿A los chicos no les puede gustar el rosa?”.
  • Ofrece vida real: “¿Sabes cómo es una princesa en la vida real?”. Y mostramos fotos de princesas de la vida real, como Haya bint Hussein, princesa de Jordania; Charlene, princesa de Mónaco (y ex nadadora olímpica); Mako, princesa de Akishino.
  • Mostrando estereotipos en los libros: la mujer que cocina y el padre que va a trabajar (aclaramos que hay muchas familias donde esto es así, pero no siempre es así). Hablamos con los niños de dónde nacen estos roles, cuánta inequidad de carga mental y por ende de sufrimiento pueden crear en muchas familias y por qué es correcto desafiarlos, etc.

¿Qué otras ideas utilizas en tu familia para evitar o hablar de estereotipos?

Creo que estos te gustarán

Blog

Educación a largo plazo, Montessori, multilingüismo y vida viajera a tiempo completo con niños.