La felicidad es una construcción mental (que no existe)

La felicidad es una construcción mental.

He estado pensando en esto durante los últimos 10 años y aún más intensamente desde que empezamos a viajar por el mundo a tiempo completo. Nuestra vida es "perfecta", una vida de ensueño que muchos desearían, pero a menudo me pregunto… ¿por qué no soy feliz?

Recientemente, sin embargo, me di cuenta de que lo que realmente quiero saber es: ¿por qué no consigo ser SIEMPRE feliz?

Y la respuesta más verdadera que puedo darme es: porque la felicidad es una construcción mental que no existe.

Pasamos tanto tiempo preguntándonos SI somos felices; diciéndonos que DEBEMOS ser más felices; haciendo, deshaciendo, actuando y reaccionando para INTENTAR sentirnos felices… que nos olvidamos de observar y asimilar esos raros, diminutos, fugaces y repentinos momentos en los que realmente nos sentimos felices. En los que nos sentimos realmente felices. Sin ningún esfuerzo, sin ningún pensamiento, sin ningún cambio. Espontáneamente, genuinamente feliz.

La felicidad es una construcción mental que no existe. Lo que sí existe son finas rebanadas de felicidad. Saborearlas.

Si hay algo que debemos buscar y cultivar, no es la felicidad: es lo que sucede entre una rebanada de felicidad y otra. La vida no se trata de ser felices. Se trata de aprender a quedarse sentados en la incomodidad, porque todo lo bueno proviene de algún tipo de incomodidad.

Así que piensa en la asombrosa revolución que sería si dejáramos de intentar ser felices y, en cambio, simplemente… viviéramos.

Sentados en la incomodidad. Saboreando rebanadas.

Blog

Educación a largo plazo, Montessori, multilingüismo y vida viajera a tiempo completo con niños.