📣 Il mio libro è finalmente in libreria! →

Dos maneras de solucionar conflictos entre hermanos (solo una funciona a largo plazo)

Carlotta Cerri
Salva

Escenario 1:

Oliver: ¡Emily, para de echarme agua!

Emily: ¡No!

Oliver: ¡Mamá, Emily me salpica con agua!

❌ Mamá: ¡Emily! ¡Para de hacer eso! ¿Cuántas veces tenemos que decírtelo?

Emily reacciona con rabia y lo vuelve a hacer.

🙁 He creado una lucha de poder innecesaria.

Escenario 2:

Oliver: ¡Emily, para de echarme agua!

Emily: ¡No!

Oliver: ¡Mamá, Emily me salpica con agua!

✅ Mamá: Estoy segura de que podéis resolverlo entre los dos. ¿Has intentado preguntarle amablemente?

Oliver: Emily, ¿puedes dejar de echarme agua por favor?

Emily: ¡Ok, Oliver!

🙂 He confiado en ellos y evitado una lucha de poder.

¿Por qué ha funcionado?

👉 Porque llevamos años practicando esta forma de resolver conflictos.

👉 Porque trato de intervenir lo menos posible y no ser juez, sino mediador.

👉 Porque es justo que Oliver quiera que se respete su voluntad, pero es igualmente justo que Emily quiera que se le hable con respeto.

De esta manera, yo padre:

👌 muestro confianza y respeto a mis hijos

👌 enseño consentimiento

👌 enseño comunicación respetuosa

👌 enseño resolución de conflictos

[Y no estoy enseñando de la manera que la mayoría cree que los padres deberían enseñar: no estoy enseñando desde la superioridad, sino desde el respeto]

¿Y cuando no funciona?

👏 Insisto.

👏 Intento ser consistente y coherente.

👏 Es un proceso, confío en el proceso. Sé que si modelo respeto, consentimiento y confianza, mis hijos aprenderán respeto, consentimiento y confianza. Si critico, señalo con el dedo, regaño y decido quién tiene la razón, mis hijos harán lo mismo.

PD. No siempre es así, pero hoy, después de muchos años de práctica, sé que la mayoría de las veces funcionará de esta manera. Es un proceso.

Accedi alla conversazione

Parla di questo post con il team La Tela e tutta la community e unisciti alle conversazioni su genitorialità, vita di coppia, educazione e tanto altro.

Ti consiglio anche

All’inizio una delle situazioni più complicate per me a livello emotivo era quando entrambi i miei figli erano in crisi: sentivo di non avere la più pallida idea di dove iniziare, mi sembrava impossibile calmarli e spesso invece di portare la mia calma, mi univo al loro caos. Dopo tanti anni di lavoro sulla gestione dei conflitti e delle crisi (e delle mie emozioni), però, sento di avere molti più strumenti e le volte in cui mi unisco al loro caos sono più rare (e hanno a che vedere con il mi...
1 min
Reel