El poder de una decisión

Carlotta Cerri
Salva
"Nunca puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; solo puedes conectarlos mirando hacia atrás"  Steve Jobs

Si hace 12 años me hubieses dicho que viajaría por el mundo con dos niños pequeños, me hubiera reído. Sin embargo, mirando hacia atrás, TODO lo que decidimos nos llevó a esta aventura.

Varias veces en los últimos 10 años, pensamos en comprar casa pero nunca lo hicimos, a pesar de lo que familiares y amigos nos aconsejaban: “¿Por qué sigues tirando dinero en un alquiler?”, nos preguntaban. Sin embargo, nunca nos parecía justo, nunca nos parecía nuestro recorrido. Así que nadamos contra la corriente.

Después de la universidad, quería convertirme en la próxima Fernanda Pivano y traducir literatura, pero la traducción literaria era un nicho, había que empezar de cero y yo quería ser la dueña de mi agenda y mi tiempo. De mala gana cerré la puerta a la traducción y salté a lo desconocido, creando un negocio local desde cero, mi primer bebé: enseñaba inglés a niños y adultos en Marbella y me encantaba cada momento, me regaló tanto en ocho años que ni siquiera puedo expresarlo con palabras.

Pero luego llegó un momento en que trabajar localmente me hacía sentir atrapada, no porque quisiera irme de Marbella — Marbella es y siempre será mi casa — sino porque me fascinaba la idea de poder trabajar como hace mi marido: con un ordenador, desde cualquier parte del mundo, en cualquier momento del día, dueña total de mi tiempo.

Era un gran cambio y me aterrorizaba. Si el cambio es una cueva oscura a la que debes entrar para encontrar el tesoro, me estuve parada delante de esa cueva oscura durante dos años antes de entrar — dos años en los que traté de no cambiar, delegando las clases a otras profesoras y solo administrando el negocio. Pero, un día, me levanté y tomé la decisión: dejé mi escuela de idiomas e invertí en este blog y en mis cursos online.

Hoy escribo esto desde Helsinki, la primera parada en nuestro viaje alrededor del mundo.

Todas nuestras grandes y pequeñas decisiones en los últimos 12 años sin saberlo nos llevaron hasta aquí: sin raíces, con la libertad de elegir de irnos y la posibilidad de viajar por el mundo sin parar de trabajar.

Nunca subestimes el poder de una decisión, cualquier decisión: incluso cuando no sabes a dónde vas, conócete a ti mismo, escúchate y vive según lo que te parece correcto para TI.

La vida es demasiado corta e impredecible para llevar el vestido que la sociedad ha elegido para ti, si no te gusta cómo te queda.

Accedi alla conversazione

Parla di questo post con il team La Tela e tutta la community e unisciti alle conversazioni su genitorialità, vita di coppia, educazione e tanto altro.

Ti consiglio anche

Pensieri sull'allattamento di una neo mamma un po' ignorante
10 min
Blog
Oggi vi acconto una storia, o più che altro un sentimento che credo molte future mamme (e papà?) provino quando scoprono che il sesso del nascituro non coincide con le aspettati...
8 min
Blog