No forces a los niños a hacer algo que no quieren

Cuando obligamos a un niño a hacer algo que no quiere hacer, estamos criando a un adulto que:

  • es menos predispuesto a respetar a los demás y su voluntad
  • es más predispuesto a hacer lo que otros dicen incluso si no le parece bien

Obligar a los niños a hacer algo, incluso con las mejores intenciones, es una forma de abuso que luego usarán en sus propias relaciones.

En lugar de obligar a un niño a saltar de las rocas en el mar si ya ha dicho que NO, intenta comprender y respetar su miedo (como respetaría el de un adulto). Cambia la frase: "¡Venga ya! ¡Eso no da miedo!" -> "No tienes que hacerlo si no te apetece. Puede intentarlo la próxima vez si quieres”. Estos cambios son la base de la comunicación respetuosa.

También recuerda: enseñar a los adultos a respetar la voluntad de los niños y pedir su consentimiento es tan importante como enseñar a los niños a decir que no.

Y, por favor, ayúdame a difundir este mensaje: no es valiente quien tiene miedo y lo hace de todos modos; es valiente quien escucha y honra sus emociones sin importar lo que digan los demás.

Creo que estos te gustarán

Blog

Educación a largo plazo, Montessori, multilingüismo y vida viajera a tiempo completo con niños.