Paremos de decir "portate bien" a un niño que llora

En el mercado. Una mamá tiene en sus brazos a su bebé de 6 meses mientras compra verduras. Él observa todo, todos los colores, es una explosión sensorial, está hipnotizado, concentrado, calmo. Está en su estado natural: exploración y aprendizaje sensorial.

En cuanto lo vuelve a poner en el carrito, él comienza a llorar. Ella se pone nerviosa y prontamente dice a todo el mundo: "Ha sido bueno hasta ahora" y al bebé, "¡Pórtate bien! ¿Por qué te pones así ahora?”.

¿Por qué? Porque desde el interior del carrito, el cielo es gris y no hay nada interesante que ver. El bebé no se está portando mal, está comunicando.

El llanto es la forma que tiene un bebé de comunicar lo que siente, pero a menudo veo que el llanto del bebé está asociado con negatividad, con el "no ser bueno / no portarse bien".

Es hora de que nos quitemos esa mentalidad: el llanto de un bebé no es ser malo, es comunicación, es lenguaje.

Decir "Sé bueno" cuando un bebé llora envía mensajes equivocados: "¡Cuando lloras, eres malo!", "¡Eres bueno solo cuando estás tranquilo y quieto".

¡Necesitamos cambiar esa mentalidad!  Un bebé que llora es un bebé que habla.  Necesitamos dejar de sentir que tenemos que justificar el llanto de un bebé. Cuando tu hijo llora, no hace falta que le expliques nada a nadie; en su lugar, podrías interpretar en voz alta lo que está tratando de comunicarte: "Ah, ¿me estás diciendo que prefieres mirar las verduras?  Te entiendo, son mucho más coloridas, ¿a que sí? ".

No solo es un gran ejercicio de empatía para ti, también es una mentalidad saludable para difundir y, a largo plazo, envía un mensaje positivo a tu hijo.

Todos ganan (¡también las generaciones futuras!).

Creo que estos te gustarán

Blog

Educación a largo plazo, Montessori, multilingüismo y vida viajera a tiempo completo con niños.