Las mamás perfectas son imperfectas

Carlotta Cerri
Salva

Las mamás que convertimos Starbucks en un parque de juego para disfrutar de nuestro café…

Esta mañana, después dos noche difíciles (más de lo normal), un día de ayer muy largo, fisicamente y mentalmente agotador, Oliver ha decidido gritar como un loco mientras le cambiaba el pañal sucio. Simplemente porque no quería que le cambiara. Cuando esto pasa, yo hago una de las siguientes dos cosas: me callo y le cambio en silencio entre sus gritos, o le sigo hablando como si nada fuese.

Esta mañana, después de dos noches difíciles (más de lo normal), un día ayer muy largo y fisicamente y mentalmente agotador, un interminable cambio de pañal agobiante y ruidoso, mi marido ha decidido decirme—y lo escribo todo un una única frase para el efecto dramático—“Cuando estás cansada, hablas con Oliver con tono frustrado, no respetuoso. Deberías ser más paciente, no deberías pagarlo con él”.

Ahora, como podéis imaginar no me ha gustado nada y se lo he dicho muy claro. Pero soy yo o los hombres eligen siempre los momentos peores para contarnos lo que le pasa por la cabeza? Nivel de sensibilidad debajo cero.

Sin embargo, Alex tiene razón sobre algunas cosas. A veces pierdo la paciencia. Cuando no puedo más, digo cosas como “Oliver, no tienes razón alguna para llorar” con tono más frustrado (que quizás es lo que a Alex le parece irrespetuoso). Y pierdo el control más facilmente cuando estoy cansada.

Soy simplemente humana.

Claro, preferiría ser agua en todo momento—compuesta, calma y serena—pero no funciona así. No quiero quejarme, pero estar sola todo el día con tu bebé no es exactamente un paseo en el parque. A veces es difícil, tanto que esas veces necesito coger un respiro profundo antes de cogerle o hablarle. Y lo hago a menudo: he cogido más respiros profundos en los últimos 10 meses que en toda mi vida. Es la única manera que conozco para calmarme.

A mi marido le reconozco esto: él no está aquí para ver que mamá calma y maravillosa soy durante el día. No está aquí todas las veces que Oliver grita porque no le dejo jugar con la impresora y soy yo que tengo que enseñarle que no se llora por cosas así. No está aquí todas las veces que Oliver llora si me alejo durante un solo minuto (ansiedad por separación, aquí estamos!). No está aquí todas las veces que pongo a Oliver en la cama, me siento al ordenador para por fin hacer algo de trabajo y él se despierta. No está aquí todas las veces que Oliver se niega a comer y me siento pacientemente con él durante mucho tiempo. No está aquí cuando Oliver se despierta justo al comenzar una clase difícil y voy a cogerle con una sonrisa, a pesar de todo.

Así cuando dice deberías tener más paciencia lo de que habla es el 5% del tiempo que paso con Oliver. Y entiendo porque se siente en derecho de decir algo así: Oliver es su hijo también y soy yo que le cría durante el día. Así que sí, tendría que tener más paciencia. Y si fuese una mamá perfecta tendría más paciencia hasta en ese 5% del tiempo.

Pero la verdad es que las mamás perfectas no existen.

La mamás perfectas por como las he visto yo son las que pierden la paciencia y después piden perdón. Dicen cosas que no quieren y después explican porque dijeron lo que dijeron. Se sienten frustradas, pero consiguen calmarse en una fracción de segundo. Lloran en silencio cuando no pueden más, pero siguen jugando y sonriendo entre las lagrimas. Son comprensivas y pacientes, pero no exageres: te harán entender a veces hasta bruscamente cuando es demasiado. Hacen siempre la compra para que la nevera esté siempre llena, pero si no le apetece cocinar descongelan un trozo de pescado y “esto es lo que hay, si no te gusta no comas”. Dejan a los bebés jugar en el suelo no muy limpio de Starbucks para disfrutar de un café y una charla.

La mamás perfectas son, de hecho, imperfectas.

Y como sé esto, no habría tenido que enfadarme con Alex esta mañana. Porque cuando veo a los demás marido, si hay una cosa que no debería hacer es  quejarme de mi marido. Al fin y al cabo, hasta los maridos perfectos son imperfectos.

Como ves tú a las mamás perfectas? Cuéntamelo en los comentarios

Accedi alla conversazione

Parla di questo post con il team La Tela e tutta la community e unisciti alle conversazioni su genitorialità, vita di coppia, educazione e tanto altro.

Ti consiglio anche

Nuestra generación de padres es pionera: estamos criando la primera sociedad en la que ser padres “alternativos” será la norma, no la excepción.Quiero mostrarte una forma altern...
2 min
Blog
Esta mañana Oliver tuvo una idea: decidió ir a la escuela en sus rollerblades.Alex y yo intentamos convincerle que no, dicendole que “él todavía no es capaz” de patinar en terre...
3 min
Blog
Hoy es uno de esos dias.Uno de esos días cuando me despierto y me pregunto si vale la pena. Uno de esos días cuando rechazo ese pensamiento, me pongo a trabajar, soy productiva,...
2 min
Blog
Hace unos meses, Isabella, una lectora aficionada (y yo a ella) con quien he descubierto comparti muchas ideas sobre la maternidad, me ha escrito algo que me ha hecho sonreír. S...
6 min
Blog
No soy una persona que está mano sobre mano. Soy bastante determinada y si quiero algo, antes o después, entre altos y bajos, lo consigo. Di dos años de exámenes en uno cuando c...
6 min
Blog
Después de tres días de un maldito virus que se ha comido 4 kg de mi cuerpo. De nauseas al oler comida y vomito al probarla. De dolor muscular, letargia, dolor de cabeza, aburri...
3 min
Blog
Hoy he vuelto a encontrar este libro para niños divertido pero un poco controvertido que ya había leído hace tiempo: How A Baby Is Made (viejecito, del 1975). Sí, leíste bien, “...
4 min
Blog
Para hoy tenía planeado otro post, pero esta mañana me desperté y pasó algo para que no estaba preparada. Después de 611 días, de los cuales 277 de embarazo y 342 de criar a nue...
5 min
Blog
Pero hay algo aún más malo cuando tu hijo no duerme por la noche. No saber porque. ¿Por qué, por qué, por qué mi hijo no duerme por la noche? A veces ha dormido toda la noche, p...
4 min
Blog
Spoiler: Este post, como muchos otros, fue escrito en parte durante las siestas de Oliver, en parte por la noche, en parte por la tarde mientras Alex jugaba con Oliver. Tardé tr...
5 min
Blog
En los dos días pasados, he empezado a escribir cinco posts sobre bebés, dos criticas de productos, tres artículos sobre la alimentación complementaria. No he terminado ninguno....
3 min
Blog