La Tela
it en es

10 reflexiones sobre los dos años

jul 8, 2021

Cuando digo "2 años" me refiero a la edad entre ~18 meses y ~3 años. Las edades son indicativas, los niños son todos diferentes y cada familia e individuo tiene su propia historia.


Cuando me escribes:

  • llora por nada
  • grita si le digo que NO
  • rompe los juguetes de otros niños / pega / tira el pelo
  • no acepta nada de lo que le propongo

Normalmente pregunto: ¿tiene 2 años?

Tener 2 años es como si alguien te cogiera y te pusiera en un ciclo de centrifugado a la máxima velocidad. Este es el nivel de confusión de los 2 años. Y entonces es cuando tus hijos te necesitan (y tu comprensión) más, un millón de veces más de lo normal.

💡 Recuerda: es cuando tus niños tienen más dificultades que más te necesitan.

No existe una fórmula mágica para las crisis y dificultades de los 2 años, pero hay algunas cosas que podemos tener en cuenta y algunos "trucos" que podemos probar (sin esperarnos resultados milagrosos, que no existen):

  1. Cuando pensamos que nos está costando con nuestra hija, debemos recordar que a ella le está costando mucho más que a nosotros. La mejor estrategia es intentar por todos los medios mantener la calma: nuestra calma es su calma.
  2. Esta es la edad en la que necesitan practicar al máximo su voluntad e independencia: es obvio que si se lo negamos con nuestros NO entramos en una lucha de poder.
  3. Prevenir la lucha de poder es posible: decimos menos NO (porque la mayoría de los no que decimos son innecesarios) y les damos dos opciones para que les dejemos la elección a ellos. Y antes de decir NO, ¡preguntémonos siempre si es REALMENTE necesario!
  4. Decir menos NO y dar dos opciones no es mimar, es educar a largo plazo: les da la oportunidad de practicar la voluntad y la independencia, que es lo que más necesitan en este momento.
  5. La mayoría de las luchas de poder surgen porque los adultos no sabemos cómo dejar de lado nuestro ego: decimos "no puedes subir ahí" y pensamos que, como ya lo hemos dicho, debemos mantenerlo. Esto está mal y transmite un modelo de gestión del ego poco saludable. La educación a largo plazo significa aprender a cuestionarse a uno mismo.
  6. Si sabes que tu hija rompe los juguetes de otras personas / golpea / tira del pelo -> 1. ¡Es todo normal! (¿Quizás haya cambiado algo en su vida que la hace reaccionar así?) 2. Vigílala durante un periodo y mantente cerca de ella cuando juegue con otros niños: así puedes enseñarle, con amabilidad y paciencia, cómo tratar a los demás y a los juguetes.
  7. Si sabes que tu hijo grita cuando dices NO -> 1. trata de evitar el NO; 2. Intenta convertir el NO en un sí. "No subas allí" -> "Puedes subir allí con mi ayuda" y luego pregúntale cuando esté listo para bajar. Si le dices que NO, quiere hacerlo más; si le ayudas, aprende a pedir tu ayuda.
  8. Si tu hija "llora por nada" -> NO, los niños nunca lloran por nada, siempre hay una razón detrás de su comportamiento (a menudo nosotros no la vemos, pero sí hay). Obsérvalos más.
  9. Si no comprendes la razón del llanto -> con mayor razón, dale más comprensión y empatía. Ofréceles un abrazo o, si non quieren, diles que estás ahí para cuando lo necesiten.
  10. Tú, adulto, cuentas. Tu voluntad también cuenta. Comprende lo que estás dispuesto a ofrecer y luego seas coherente. Si no estás dispuesto a ofrecer un helado, es un NO firme pero suave, a pesar del llanto. Si aún no sabes si quieres ofrecer un helado o no, no digas que NO enseguida: tómate tu tiempo y comprende lo que estás dispuesto a ofrecer antes de comunicárselo.

Sobre todo: no te enfoques en lo que piensan los demás. Seas agua, deja que las miradas fluyan. Desafortunadamente vivimos en un mundo en que muchos padres en lugar de ayudarse prefieren juzgarse, como si no se acordaran de las veces que a ellos también les cuesta. 1. No seas uno de esos padres y 2 No te preocupes por lo que los demás piensan: tú y tu hijo sois la prioridad.  

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.