La Tela
it en es

El cuento del piloto (o porque no castigar los errores de los niños)

may 9, 2021

Hace un tiempo, Emily escribió en la tablet de Alex con el marcador: estaba sentada en el suelo escribiendo en un papel, la tablet estaba cerca del papel… y ella cometió un error.

Es una tableta cara, no un juguete, y es la herramienta de trabajo de Alex que a veces dejamos a los niños porque es también muy buena herramienta para el homeschooling: afortunadamente logramos sacarlo usando una goma, pero cuando sucedió, instintivamente le dije a Alex que tal vez era demasiado pronto para que Emily lo usara sola.

Emily se puso a llorar.

La abracé y le dije: “Emily, creo que sea todavía una responsabilidad demasiado grande para ti. Puedes usarla tú sola cuando sepas cómo cuidar de ella”.

Me abrazó con fuerza y ​​lloró aún más fuerte. Estaba desesperada.

Le dije: "Sé que te estás triste, lo entiendo. Estoy aquí para ti".

Alex se acercó a ella y le preguntó si podía contarle una historia:

«Quiero contarte una historia que leí una vez. Había un hombre que tenía algunos aviones. Un día, el hombre necesitaba ir a algun sitio y le pidió a un piloto que preparara el avión. El avión despegó, pero poco después comenzó a perder potencia y se estrelló. El piloto logró aterrizar y tanto el dueño del avión como el piloto sobrevivieron, pero el avión estaba destruido. ¿Sabes lo que pasó? El piloto había cometido un error: había puesto el combustible equivocado en el avión.

Después de unos días, el dueño del avión volvió a llamar al piloto y le pidió que preparara su avión. El piloto estaba confundido y preguntó: “¿Por qué yo? ¡Ya destruí un avión!”. Y el hombre le dijo: “Todos cometemos errores. Pero estoy seguro de que tú nunca volverás a cometer ese error. Por eso quiero que seas el único en repostar mi avión a partir de ahora”.

Emily, tú cometiste un error hoy. ¡Pero estoy seguro de que nunca volverás a cometer ese error! Así que todavía confío en ti con la tablet. Simplemente decidamos una regla: nunca usar la tableta en el suelo, así que tienes menos posibilidades de que se mezcle con tus juguetes. ¿Qué opinas?».

Se dieron la mano y ella lo abrazó durante media hora.

Yo lo hice bien, controlé bastante bien mis emociones (no me enojé, porque sé que es inútil), le di la bienvenida a su error, pero habría recurrido a los métodos de la educación tradicional: le habría quitado la tablet — que es un castigo.

Alex dio un paso más, trató el error por lo que es: un amigo y uno de los mejores maestros de la vida.

Los errores son amigos. Así aprendemos. No son los castigos los que enseñan, son los errores: pensamos que son los castigos solo porque cada vez que nuestros hijos cometen errores, los castigamos, no les damos el beneficio de la duda. Pero si no lo hiciéramos, si simplemente les habláramos de su error, aprenderían de todos modos, probablemente incluso mejor. Y la próxima vez puede ese mismo error quizás no lo cometan — no por miedo a ser castigados, sino porque quieren hacer lo correcto.

Ese es el tipo de generación que necesitamos desesperadamente en el mundo.

Dejemos de castigar a los niños cuando cometen errores. Comencemos a tratar los errores como amigos. Los niños honrarán nuestra confianza cuando se la demos.

PD. La frase que le dije a Emily: "Puedes la tablet cuando sepas cuidar de ella" es una completa contradicción, y también la mentalidad equivocada: ¿cómo puede aprender a cuidarla si no puede usarla?

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.