La Tela
it en es

Hacer que tu hijo se sienta peor no hace que se comporte mejor

abr 22, 2022

Las amenazas, los gritos, los castigos se convierten en la motivación del niño para "portarse bien”. Cuando los usas, tu niño no te escucha porque es bueno, te escucha porque te tiene miedo. El uso del miedo y la vergüenza te dan resultados inmediatos y crea cumplimiento a corto plazo, pero a largo plazo destruye la confianza y seguridad de tus niños y es contraproducente.

Con demasiada frecuencia olvidamos que los niños pequeños no pueden cumplir con nuestras expectativas, porque la parte del cerebro responsable de controlar los impulsos aún no está desarrollada. Nuestro papel como padres es lidiar con el sentimiento, la emoción, la necesidad que está a la base del comportamiento y enseñarle a nuestro hijo las habilidades para regular sus emociones y desarrollar límites saludables (y sí, los límites son necesarios).

Disciplinar no significa ser estricto y castigar, significa enseñar. Y enseñarle a un niño cómo hacer algo es mucho más efectivo que castigarlo por algo que ha hecho mal.

Hacer que tu hijo se sienta peor no hace que se comporte mejor.

Los niños dan lo mejor de ellos cuando se sienten seguros y amados.

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.