La Tela de Octubre: la rabia de grandes y pequeños
Sent on 28 octubre 2022
Recuerdo un día en que Emily golpeó a Oliver con tanta fuerza que le dejó la marca de los dedos. Recuerdo otro día cuando Emily salió de la escuela con un mordisco en el brazo. Recuerdo otro día más cuando Oliver mordió a su amiga Bella porque quería su turno en el columpio.

En cada uno de esos momentos, mi instinto era enfadarme con mis hijos: correr y gritar que eso no se hace, que nos vamos a casa inmediatamente, que si se portan así en el parque no volvemos jamás (en una de esas situaciones lo hice, si tienes mi curso Educar a largo plazo quizás te acuerdes de cuál 😉); o enfadarme con los adultos que tenían que proteger a mis hijos: preguntarle al maestro cómo es posible que haya pasado ante sus ojos o decirle a los padres del niño “mordedor” que enseñe a su hija/o a no morder.

Afortunadamente yo era consciente y había hecho un trabajo de evolución personal que me había llevado a comprender y acoger a los niños de manera profunda y a vivir la situación de manera sana, constructiva y a largo plazo.
 
En esta newsletter te contaré 1 verdad fundamental sobre la agresión infantil; 4 reflexiones sobre la rabia de los niños; 6 reflexiones para aprender a manejar tu rabia; 1 pensamiento a telaraña.

1 verdad fundamental sobre la agresión infantil

Cuando los peques golpean, muerden y empujan no están mal: simplemente pasan por esas fases y para ellos es tan normal y natural como gatear, caminar, hablar: es una necesidad intrínseca, no una muestra de mezquindad o descortesía. Y no nos están desafiando (se están desafiando a ellos mismos y a sus límites: ¡así es como aprenden los niños!).

Cada necesidad necesita ser satisfecha (de los niños o los adultos). Al igual que cuando tienen sed y le ofrecemos agua, cuando tienes comportamientos incómodos ofrecemos nuestra presencia. Nuestro papel como educadores y padres no es castigarlos por esas conductas, sino guiarlos ofreciéndoles una alternativa y dándoles las herramientas: por ejemplo, si empujan podemos decirles “veo que tienes que empujar (se sienten vistos). ¿Saben que podemos hacer? (conectamos) Ven conmigo y empujemos fuerte el muro (ofrecemos alternativa)”.

En esos casos es importante permanecer alerta — sobre todo si sabemos que están pasando per esa fase — para ayudarlos a tener éxito en sus instintos y deberíamos recordar que el niño "desregulado", que "se porta mal" (según la vieja concepción popular), sólo ha encontrado un obstáculo a su desarrollo que podemos ayudarle a superar.

4 reflexiones sobre el enfado de los niños

  • Cuando los niños gritan y golpean es porque no tienen las herramientas para comunicar. El niño que no sabe decir lo que siente, tiene la necesidad de usar su cuerpo para expresar sus emociones. Quiere transmitirlo a los demás y canalizar lo que siente de alguna forma. Y hasta que aprende otras formas, lo hace de la única manera que conoce: gritando sus emociones intensas y, a veces, con gestos agresivos. Y es en ese momento cuando necesita aún más de nosotros y de nuestra empatía: un niño que nos está haciendo pasar un mal rato, es un niño que la está pasando mal.
  • No tenemos que enseñarles a no estar enfadados: tenemos que enseñarles a cómo estar enfadados. Cada niño sabe expresar su alegría y ningún padre se lo impide mientras la expresa. Entonces, ¿por qué enseñar a no estar enojado? La rabia es tan valiosa como la alegría (o la tristeza o cualquier emoción) y no debemos bloquearlas: todos podemos aprender a manifestarlas de forma saludable. Algunas frases cortas que podemos enseñar a nuestros hijos en momentos de rabia son: “Espacio, por favor”; "¡No gracias!"; "¡No me gusta!"; "¡Para!".
  • Les damos alternativas a las acciones de la rabia. Cada uno expresa sus emociones a su manera, pero podemos mostrar a los niños formas de expresar y descargar la rabia (recordando que ellos no son como nosotros) es un buen comienzo para que encuentren el método más adecuado para ellos. Por ejemplo: en lugar de decir "no le des patadas al perro" > "Veo que tienes que patear; ven, damos patadas a la pelota". Otras alternativas a otros comportamientos incómodos:
  1. Empujar la pared
  2. Apretar una pelota antiestrés
  3. Morder una manzana
  4. Construir una torre con bloques y derríbala
  5. Salir y respirar profundamente el aire.
  6. El juego del 5-4-3-2-1
  7. Correr/saltar
  8. Poner musica y baila
  9. Escuchar música en auriculares
  10. Mirar por la ventana
  11. Dibujar en una hoja
  • No menospreciamos sus emociones. Valoremos sus palabras y sus acciones. Esto (también) significa evitar caer en la tendencia común de menospreciar sus emociones. Si están enojados, no disminuyamos la rabia. Si lloran, no disminuyamos las lágrimas. Evita frases como: “Vamos, no hay por qué llorar”, “Qué escena estás haciendo, realmente eres un actor/actriz”, “¡Pero deja de hacerte la víctima/de llamar la atención!”.

💡 Cuando gritamos y castigamos, nuestros hijos no aprenden a hacerlo mejor en el futuro. Si nos enojamos con los niños cuando están "desregulados" (cansados, hambrientos, abrumados por el ruido, frustrados), ellos no aprenden a regular su cuerpo para tener más autocontrol en el futuro: aprenden que cuando muestran sus emociones , les duele. Claro, detienen el comportamiento y nos parece que están aprendiendo por qué nos obedecen, pero están reprimiendo sus emociones y aprendiendo que esa es la forma sana de procesarlas (una lección que llevarán consigo durante toda su vida). Recuerda: la conexión, no la obediencia, es el objetivo de la crianza.

Regístrate ahora para leer todas las newsletters pasadas.

Una newsletter mensual llena de semillas para la mente y consejos prácticos para aplicar en la familia.

¿Quieres recibir la newsletter gratuita de La Tela?

Recibirás inmediatamente mi PDF de bienvenida gratis "Cómo educar con calma durante una crisis".

14.631 personas que ya están disfrutando la newsletter mensual.
Por lo general, tus newsletter son hermosas, atractivas, interesantes… ¡Esta, sin embargo, es súper maravillosa! 😍 Muchos consejos prácticos pero fundamentales, como bajar las expectativas, trucos para la rutina del sueño, muchas historias de la vida real… ¡gracias por estar ahí, como siempre! 🧡
Hola Carlotta, tus ideas siempre son preciosas. Desde hace unas semanas mi marido te sigue y desde hace unos días se ha apuntado a la newsletter y así hoy leemos juntos tu reflexión sobre las peleas de pareja. Estar ambos sincronizados en “La Tela” me da alegría y serenidad, porque para mí es un punto de encuentro y comparación, una forma de seguir creciendo de la mano.
Solo quería decirte que tu newsletter no podía haber llegado en mejor momento, fue una luz en tiempos oscuros. La leeré y releeré, la guardaré en mi alma por mucho tiempo y espero que me de fuerzas para saber aplicar en la práctica tus consejos. Muchísimas gracias.
Hola Carlotta, ¡muchas gracias por tu newsletter! Cuando la envías, es mi momento favorito antes de ir a trabajar, siempre das ideas geniales. ¡Un abrazo!
¿Quieres hacerte una idea de lo que vas a leer en la newsletter? Puedes encontrar los anteriores aquí.
2022

Tu tiempo y tu privacidad son importantes para nosotros.

Es fácil suscribirse y aún más fácil darse de baja.
Si mi newsletter no es para ti, puedes darte de baja con un clic. De hecho, en tu perfil te hemos creado un apartado donde puedes decidir fácilmente si quieres recibir o no la newsletter. Si lo que escribo no te enriquece, opta por no recibirlo: ¡ya hay demasiado ruido vacío por ahí!
Una vez al mes (más alguna sorpresa).
No nos gusta cuando nos suscribimos a una newsletter y por cada minúscula comunicación nos envían una… ¡así que no queremos hacértelo a ti! En La Tela te enviamos la newsletter solo el último viernes del mes o para comunicaciones que te encantará recibir (como cuando actualizamos los cursos o ponemos recursos gratis en un producto que has comprado).
Nada de seguimiento y nada de anuncios.
Tu privacidad es importante para nosotros: tu correo electrónico se almacena encriptado y no sabemos cuándo y si abres los enlaces de nuestra newsletter: eso es cosa tuya. Y estamos inundados de sitios y aplicaciones en los que piensas en un producto y te enseñan publicidad en Instagram. No, gracias. ¡Eso no ocurre aquí en La Tela!