La Tela di Carlotta
it en es

Los desafios del criar a tus hijos poliglotas

jul 11, 2016

No se si te he contado antes que estamos criando a Oliver en tres idiomas (el país en el que vivimos se hará cargo del cuarto, el español). Yo soy italiana, Alex es finlandés, y hablamos inglés juntos, por lo que estos son los tres idiomas que estamos dando Oliver en casa.

Y no, no es cuestión de ambición, es que tenemos una mezcla de culturas en nuestra casa y nos parecía una pena no aprovecharla.

Pero en estos primeros 15 meses desde que Oliver nació, me he dado cuenta que el trilingüismo no es fácil. Adaptarse fue bastante difícil al principio y, a pesar de que ahora estamos más conforme con nuestra situación lingüística, estoy segura de que se hará más difícil a medida de que Oliver crezca.

Yo todavía no tengo una fórmula mágica para como criar a tus hijos en muchos idiomas—tal vez dentro de unos años y con dos niños la tendré—pero me gustaría compartir contigo los desafíos que esta decisión ha traído consigo.

Cuando no te sientes tú misma

He vivido los últimos 10 años en inglés—mi vida privada, profesional y social es en inglés. Hablo, escribo, pienso y sueño en Inglés. El inglés es el idioma que siento más mío, el que me resulta más cómodo para expresarme, con que me relaciono con la gente con más facilidad. El inglés es también el idioma que hablaba con Oliver cuando aún estaba en el vientre.

Por eso, cuando Oliver nació, el cambio al italiano no fue fácil. Me parecía extraño, no familiar—lo cual no es agradable cuando hablas con tu propio hijo. No me gustaba, pero no me rendí, seguí hablándole en italiano y corrigiéndome cuando las frases salían solas en inglés (que al principio pasaba a menudo).

Hoy en día me parece menos difícil cuando estoy sola con él, pero todavía me sale el inglés cuando estoy en mis pensamientos, cuando le canto una canción (es que las canciones suenan mucho mejor en inglés!) o cuando se me acaba la paciencia ;-)

Cuando tu lengua materna está casi perdida

Si fue difícil para mí, no puedo ni imaginar lo difícil que fue para Alex. Él no habla su idioma nativo tan a menudo como yo, y cuando lo oigo hablar por teléfono sustituye un montón de palabras con su versión inglesa. El finlandés es más como un idioma extranjero para él. Pero aunque tuviera muchas dudas—”¿porqué tengo que enseñar un idioma tan inútil a mis hijos?”—decidió comprometerse y está enseñando el finlandés a Oliver.

Me encanta ver cuanto Oliver ya entienda en italiano y en finlandés—y yo también estoy aprendiendo mucho! Y es curioso que la palabra favorita de Oliver ahora es ”anna”, que significa “dar” en finlandés!

Cuando tienen un idioma secreto

El otro día estaba hablando con un amigo canadiense, casado con una mujer sueca y padre de dos niñas. Se quejaba de lo mucho que se pierde de las conversaciones entre sus hijas, ya que ellas hablan el idioma al que han estado más expuestas, el sueco. Que él que no entiende.

Eso me hizo pensar que Alex tendrá siempre un idioma secreto con nuestros hijos. Él habla italiano con fluidez (sí, es tan bueno con los idiomas!), pero yo nunca jamás hablaré el finlandés al nivel de poder seguir una conversación. Me pregunto si este vínculo especial que tendrán me ”molestará” en el futuro…

Cuando tus amigos no entienden lo que dices

Este es un asunto difícil para mí. La mayoría de mis amigas son inglesas (o hablan inglés) y como nuestros hijos tienen la misma edad, pasamos mucho tiempo juntas. Yo hago el esfuerzo consciente para hablar siempre con Oliver en italiano, pero a veces quiero decirle algo que mis amigas también puedan entender. Frases típicas como “Dile a Marisa cuanto comiste hoy!” o “Pregúntale al tito Arto cuando viene a visitarnos” son para los adultos, no para los niños. Si los adultos no entienden, ¿qué sentido tiene?

Ahora no es un problema si hablo inglés de vez en cuando, porque Oliver todavía está en una fase en la que las palabras y los idiomas están todos mezclados en su cabeza, pero cuando él sea más consciente de los idiomas, tendré que tener más cuidado: en mi experiencia enseñando inglés a niños, he aprendido que una de las cosas más importantes es ser consistente con el idioma que utilizas (los mejores estudiantes fueron los que pensaban que sólo hablaba inglés).

Hablar con Oliver casi siempre en italiano y a veces en inglés, puede no causar ningún problema en futuro, pero también puede confundirle mucho. Lo cual hace que el siguiente punto sea aún más difícil.

Cuando hablas un tercer idioma en casa

Mi marido y yo hablamos inglés y hablamos inglés también con nuestra perra (que puede sonar gracioso, pero es difícil de cambiar!). Esto significa que cuando estamos todos juntos a veces nos dirigimos a Oliver en Inglés—es inevitable.

En mi experiencia de enseñante de inglés, esto podría convertirse en un problema cuando Oliver se de cuenta que mamá y papá hablan inglés: puede preferir el inglés y rechazar los otros dos idiomas… “así me siento parte de la familia”. O cuando se de cuenta de que yo no entiendo el finlandés, podría preferir el italiano y el inglés y abandonar el idioma del padre… “así me entienden los dos a la vez”.


Pero creo que todos estos retos hacen parte del juego multilingüe y es también lo que me fascina del aprendizaje de idiomas: nadie aprende de la misma manera y con los mismos tiempos. Estoy segura de que—incluso si a veces no respetamos las reglas del juego de manera estricta—Oliver será nativo en cuatro idiomas, por lo menos.

Lo sé, como nuestro camino hacia el multilingüismo es sólo al principio, todavía tengo muy pocas respuestas. Pero estoy curiosa de saber tu experiencia, que tengas o no tengas niños. ¿Eres tú mism@ poliglota? ¿Has tenido problemas similares? O diferentes? ¿A la hora de enseñar tu idioma a tus hijos, has seguido las “reglas del juego” o has improvisado? ¿Cómo funcionó para ti?

Dime qué opinas

¿Te ha gustado? Estás de acuerdo? Me encantaría saber qué opinas.

Comentarios

Maite • sep 15, 2016

Hola Carlota, ante todo felicitarte por tu blog, lo descubrí hoy y ya he encontrado muchas entradas interesantes.
Nosotros también estamos aplicando desde hace un mes la filosofía Montessori en casa, nuestro hijo tiene ahora 8 meses y ojalá la hubiese aplicado desde el minuto 1 de su vida, pero más vale tarde que nunca :-)
También estamos criando a nuestro hijo trilingüe (yo en catalán, su padre en alemán y entre nosotros y nuestros perrros en castellano), e incluso diría que está expuesto a cuatro/cinco idiomas porque su abuela le habla en polaco y yo he sido profesora de inglés muchos años, así que el inglés está muy presente en el día a día de casa (con amigos, cine, libros, etc).
Ahora Connor tiene 8 meses y nos preguntamos lo mismo que tú, ¿lo estamos haciendo bien con tantos idiomas? ¿tendrá un idioma secreto con su abuela que yo no entenderé? ¿qué idioma debo hablar con amigos que no son catalano o alemano-parlantes en su presencia?...
Creo que las familias multilingües al final aprendemos con "práctica y error" e intentamos criar a nuestros hijos lo mejor posible. Seguramente durante los primeros años será un poco duro para todos, pero a la larga creo que beneficia mucho al niño y hará más fácil su aprendizaje general y sobretodo, exponemos su mente a diferentes culturas, estructuras y formas de pensar/razonar que, como mínimo, le proporcionarán flexibilidad extra en su vida y le ayudarán a mantener una mente abierta.
Un abrazo,
Maite

🌸 Carlotta • sep 20, 2016

Hola Maite! Gracias por tu comentarios y por contarnos tu experiencia! Que mix de idiomas tenéis vosotros también, maravilloso! Y esto totalmente de acuerdo contigo, aprenderemos o sí o sí con "trial and error" y ya veo cosas bonitas e interesantes en Oliver.

Por ejemplo, muchas de sus primeras palabras (bye bye, hi, happy, ball) son en inglés (aunque sea solo el tercer idioma en casa, pero el primero en la calle… será que paso demasiado tiempo fuera? ;-) Muchas otras en finlandés (que es un idioma muy sencillo de pronunciar, si quitamos las miles vocales) y todavía pocas en italiano, cosa que me extraña mucho porque él está todo el tiempo conmigo. Pero hace dos semanas se ha vuelto en modalidad "loro" y ha empezado a repetir muchísimo!

En fin, esto del bilingüismo o trilingüismo, además de ser el mejor regalo para nuestros peques, es un viaje maravilloso y super interesante para gente como yo (y tú) apasionadas de idiomas! :-)

Un abrazo a ti y otro para Connor 🌸

Creo que estos te gustarán

¡Lo sé! Yo tampoco quiero que se acabe.