Síguenos en Instagram para acompañarnos en nuestros viajes, homeshooling y nuestras opciones de vida y educación. ¡Y no te pierdas mis stories!

Cuando tengo un mal día, cuanto más amable es la gente conmigo, mejor consigo controlar mi ira. ¿Te pasa a ti también?⁣
Bueno, es exactamente lo mismo para nuestros hijos. Cuando algo le cuesta, su capacidad para mantener bajo control sus emociones depende mucho de nuestra capacidad para comprenderles y acogerles. Si somos amables con ellos, controlarán mejor sus emociones. Si perdemos la calma, ellos reflejarán nuestra emoción y aprenderán a perder la calma cuando algo le cuesta.⁣
Es cuando tu hijo lucha, llora, grita y golpea que más necesita tu calma.