La Tela di Carlotta

Recuerdo una vez en un restaurante con amigos. Había sido duro, eran los años de privación del sueño. Oliver deja caer todo su plato de guisantes. Me levanto de la silla, grito "¡Oliver!" y mucho más, miro cientos de guisantes en el suelo. En ese segundo, una voz amiga desde atrás me dice "respira". Tomo un respiro. Me agacho y recojo los guisantes uno por uno con lágrimas en las mejillas. Oliver, mi amiga y sus hijos me ayudan en silencio. Ella me acaricia el brazo, "Lo sé”.⁣⁣
Años después todavía lo recuerdo, la ayuda silenciosa, la ausencia de juicio, ese gesto.⁣⁣
No hace falta mucho para ser esa mamá amiga. Cada una de nosotras puede elegir ser esa amiga. [de mi curso Educar a Largo Plazo]

Últimos post en Instagram