Síguenos en Instagram para acompañarnos en nuestros viajes, homeshooling y nuestras opciones de vida y educación. ¡Y no te pierdas mis stories!

Una de las mejores experiencias que tuvimos en Nueva Zelanda fue escalar una colina a última hora de la tarde, hacer un picnic para cenar y esperar a que se pusiera el sol.⁣
Oliver y Emily bailaron, corrieron, cantaron, pero también se sentaron y observaron pacientemente el sol desaparecer detrás de las colinas. Regresamos de noche, con antorchas, un poco de miedo y mucho cansancio, pero llevo ese atardecer en mis ojos y en mi corazón.⁣
[Sentarse y mirar el atardecer es una de las muchas ocasiones diarias para practicar la paciencia con los niños. En el blog os dejo algunas ideas sobre cómo practicar el sentido del tiempo: latela.com/tiempo ).