Síguenos en Instagram para acompañarnos en nuestros viajes, homeshooling y nuestras opciones de vida y educación. ¡Y no te pierdas mis stories!

Hace un tiempo publiqué un video de mí haciendo yoga "con" los niños. Era mi primer día de yoga después de muchos años, por lo que los niños no estaban acostumbrados a verme hacer ejercicio en casa: se movían sin parar, e incluso si mantuve la calma, no fue relajado. Desde entonces, hice yoga una vez por semana, 1,5 horas cada vez. Dos meses después, grabé este video. Los niños están tranquilos, se quedan quietos jugando, respetan mi espacio. Ha sido una curva de aprendizaje para todos: yo aprendí a aumentar mi paciencia, disminuir mis expectativas y dar a los niños menos límites y más claros; ellos aprendieron a respetar esos límites. ESTE es el poder de los hábitos combinados con la adaptabilidad mágica de los niños