Blog

Montessori

Un día de hace un par de años mi marido llegó a casa y me dijo: “Porqué no ponemos un colchón en el suelo en la habitación del niño? Sería mucho más natural”. “En la vida!”, le contesté yo. Así empezó nuestro viaje en la filosofia Montessori. Desde entonces la vivimos, respiramos y aplicamos en casa cada día. Porque educar a lo niños empieza por los padres.